El Sol

miércoles, enero 27, 2010

Arbol de la ventana

El árbol junto a mi ventana siempre es aire. Golpea sin rudeza, casi en silencio. Aventura del aire: !mi cuerpo te exige! Canta con el viento de mediodía la corriente de los dioses, y cubreme.

Contra la caída

Cuando sientas que el aliento te ahoga, que la soga de la negatividad del mundo te ata, siempre habrá un suspiro que sonreirá contra la caída. Porque es ley del fuerte no rendirse con el escudo nuevo. Porque hay que aprender a sostenerse, aunque el suelo te mire

miércoles, enero 20, 2010

A tu boca

Seré lo más honesto posible. Seguiré en el vuelo hasta que otro vuelo llegue. Quiero hablarte a los ojos con mis ojos. Y quiero que entiendas el amor como algo serio. No quiero falacias. Ambos somos libres, pero eso no implica que no amemos nuestras lenguas.

martes, enero 12, 2010

Guerra de besos

Esta noche la cama es un torbellino. No somos nosotros ahora los inquietos.  Son dos muchachas que velan nuestro sueño. Una gime y la otra ríe, mientras despiertas. Con algo juguetea aquella mano que no duerme. Es hermoso que rías dormido mientras te beso como un Ángel cursi, pero amante. Guerra de besos. 

sábado, enero 02, 2010

"Los hechiceros creen que el depredador nos ha dado nuestros sistemas de creencias, nuestras ideas sobre el bien y el mal, nuestras costumbres sociales. Ellos son los que dieron origen a nuestras esperanzas, expectativas y a nuestros sueños de éxito o de fracaso. Nos han dado la envidia, la codicia y la cobardía. Es el depredador quien nos ha hecho autocomplacientes, rutinarios y egomaníacos.

''¿Pero cómo pueden hacer todo esto, don Juan?'', pregunté, sintiendo agudizarse mi sentimiento de ira a causa de lo que decía. ''¿Acaso susurran toda esto a nuestros oídos mientras dormimos?''.

''No, no lo hacen de esa manera. ¡Eso es una tontería!'', dijo don Juan sonriendo. ''Son infinitamente más eficientes y organizados que eso. Con la finalidad de mantenernos obedientes, mansos y débiles, los depredadores han ejecutado una maniobra estupenda - estupenda, por supuesto, desde el punto de vista del estratega militar. Horrenda, desde el punto de vista de sus víctimas: ¡Nos han legado su mente! ¿Me escuchas? Los depredadores nos han dado su mente para convertirla en la nuestra propia. La mente del depredador es intrincada, contradictoria, lánguida, llena siempre del temor de ser descubierto en cualquier momento''.

Carlos Castaneda

El Lado Activo del Infinito

viernes, enero 01, 2010

Fantasía en el corazón

Nunca hay que hacer de la tristeza una bandera que nos represente en esencia; no hay que dejarnos engañar por las fuerzas subterráneas que se alimentan del miedo forzado, la negatividad, el odio, la amargura... fraude espiritual; hay que buscar las múltiples salidas que nos ofrecen la luz del día, la vibración de los pensamientos y el pulso del corazón, fuente inagotable, brújula de reales fantasías