El Sol

miércoles, agosto 29, 2012

Aquella noche, el dolor no hizo escala. Apareció, súbito, entre la oscuridad de una noche vacía. Aquella noche, el dolor no se fue... entonces conocí La Verdad.

No hay comentarios: