El Sol

jueves, mayo 09, 2013

Nocturno

El barrendero ya barre la calle
en la insólita madrugada,,
cuando no canta el gallo
y el alcohol absorbe la herida

el reloj se hunde en el tiempo,
cuando el arma es guitarra
y el viento danza 

la vida no es tan amarga,
el vino es un pulso de sangre,
que naufraga en el mar de la noche.

No hay comentarios: