El Sol

jueves, febrero 09, 2012

La música aligera tempestades


Agradezco la virtud que Dios me ha dado de ser músico y poeta... porque ser sólo poeta implica la mayor parte de las veces, sumirse en un mundo lleno de grillas y de envidias densas. 

Estúpida guerra de egos. Unos forman su equipito y tiran mierda contra los del otro equipito y así se la pasan, como niños que matan por su pelota. Claro, en el mundo de la música también, pero la música aligera tempestades.

No hay comentarios: