El Sol

miércoles, febrero 08, 2012

Un día inesperado

Ojalá todos, todos los días fueran como Hoy 
De pronto la alegría llega a montones, el día más inesperado

Después desaparece, pero no llega la calma

¿Qué reclama mi corazón en estos tiempos?
¿Dónde se sitúa el tesoro que todos anhelamos?

Sé que en el alma; sé que en la mente...
o en algún oscuro túnel donde a la luz se llega con perseverancia.

No hay comentarios: