El Sol

sábado, enero 23, 2016

Si Dios existe o no, los pendejos somos nosotros, no él. Los del libre albedrío somos nosotros, nadie más.

No hay comentarios: