El Sol

viernes, abril 20, 2012

No importa qué tipo de humor tengas. Más vale un humor pendejo, que una amargura incurable.

No hay comentarios: