El Sol

miércoles, enero 29, 2014

Cuando el león no ruge

El hombre, presa de sí mismo
se mutila, hurgando, cual vagabundo,
 en las cenizas de su vida

Teme al peor de los peligros,
Como el león que deja de rugir,
cuanda se apaga la llama del orgullo.

No hay comentarios: