El Sol

viernes, enero 17, 2014

Michoacán en llamas
Por Pablo Aldaco

Los líderes del cártel de los Caballeros Templarios, comieron esta tarde muy a gusto, protegidos por el gobierno, en un rancho llamado "La cucha", muy cerca de Apatzingán, su principal bastión. Mientras tanto, a escasos kilómetros, Michoacán se incendia bajo sus órdenes. Se trata de La Tuta y El Chayo, ----este último se dice que sigue vivo, pese a que en 2010, el gobierno de Felipe Calderón lo dio por muerto.

Michoacán está vuelto un desastre. El gobernador, Fausto Vallejo, protege a los malhechores. Un tipo siniestro, de lo peor, que debe de pagar por sus crímenes. Sin embargo, las autodefensas siguen en pie de lucha. A falta de protección del Estado, han optado por defenderse con dignidad. Algunos argumentarán que es ilegal usar armas, que la policía se encarga de eso, que ésta protege al ciudadano; o que incluso las autodefensas están financiadas por el cartel enemigo. No queda más que levantar la cara; no quedan más que agallas.

Es increíble que La Tuta haya sido, en días recientes, entrevistado por una cadena de televisión y que se diga que no lo han encontrado. Anuncios en la calle claman por su captura. Un fulano sumamente peligroso, sanguinario, que al igual que el gobernador y sus aliados, tendrán que pagar por sus perversidades, más temprano que tarde. La Tuta se autodefine como "un delincuente de categoría". Lo custodian "sus muchachos". Estos, si desertan, son obligados a salir del país… o a abstenerse a las horribles consecuencias.

Son alrededor de 20 mil civiles los que están armados, bajo las instrucciones del Dr. Mireles. Fue en Febrero de 2013, cuando las autodefensas comenzaron la ofensiva, hartos de la inseguridad.

Esto sólo es el preámbulo de una larga historia, que ojalá desemboque en un digno desenlace.

Michoacán arde, en busca de un tranquilo amanecer.

No hay comentarios: