El Sol

miércoles, febrero 26, 2014

La marea fue bajando, inesperadamente, a la calma más absoluta y más leve. La cura llegó cuando la noche derrumbó los obstáculos.

No hay comentarios: