El Sol

miércoles, febrero 26, 2014

Las palabras no necesitan caricias. Tan sólo nos nombran y se vuelven dictadoras.

No hay comentarios: