El Sol

miércoles, junio 18, 2014


El mate



Un matecito para acordarse de Roxana
Un matecito para avivar el corazón dolido.
Un matecito para dialogar con el Espíritu.
Un matecito para acordarse de Argentina.
Un matecito para viajar al Cono Sur. 

Un matecito para curar las lágrimas,
como el consuelo de un rico vagabundo

Un mate para no sentirse solo;
para recordar, ¿por qué no?
a los amigos que se fueron,
a los fantasmas de la imaginación;
A la Abuela que me arrulla en sueños,
Al Padre que quemó sus naves,
!qué extraño es el recuerdo!
!qué extraño es el Tiempo!

Un mate para invocar la fortaleza,
para sentir el calor en esta casa solitaria,
este Palacio donde ahora, querido can, sólo vivimos tú y yo.

No hay comentarios: