El Sol

lunes, octubre 13, 2014

Tristes guitarras



Inmóvil e infame mujer
que encerrabas mis guitarras
en el armario,
para que no hiciera magia

Pobres de ellas
que no respiraban,
sino hasta que cuenta me daba.

Hoy vives lejos de mí
encerrada en el llanto de tu pasado,
como roca que no quiso ser llama.

Tu encierro ya no es mi encierro,
desde que decidí echarte de casa,
a la que deseabas convertir a tu imagen y semejanza

No hay comentarios: