El Sol

lunes, marzo 16, 2015

La doble moral de "la droga" y el estrés como droga gratuita

Existe una satanización del concepto de lo que llamamos "drogas".

Salgo con Dylan al Seven en una noche de puente. Los gritos escandalosos de los borrachos contentos se escuchan. Siento nostalgia. Compro algunas cosas y una cajetilla de cigarros.
Unas cuarentonas... o casi cuarentonas con tacones, calculo, piden si hay Tonayan, tambaleándose, como esquivando al viento. Ojalá no les hayan robado el carro. !Puta madre! Está rica la bebida, beber, la fiesta, pero si a calidades vamos, al menos cómprate un Jimador, no la chingues!, pensé.
El joven de la caja, sin sarcasmo ni nada, me pregunta... ¿Y las chelas, qué onda, pues? Tardo un poco en contestarle y le digo... "Pues ya ves cómo es la vida y esas cosas": no es tan malo tomarse un break.
Eso de que el que no toma o no fuma es "sano", pues no, no es cierto, no lo comparto, no es garantía. Creo que las drogas, "drugs", como justamente se le llaman en Estados Unidos, son simplemente sustancias que están en todas partes, dentro y fuera de nuestro cuerpo. Todo lo que se llama droga es simplemente una sustancia que altera el sistema nervioso central, desde el azúcar, el café, el chocolate, hasta la heroína o... ¿el dinero?
Fíjense nada más lo que tienen el pollo, la carne y hasta las verduras; fíjense en el asunto de los pesticidas, el de los refrescos, el mismo chocolate, el azúcar, la harina, la leche, el aceite vegetal. Y muchas de esas sustancias, aparte de "envenenarte"... ni siquiera te ponen precisamente contento. Tristemente saben rico y lo peor, son necesarias.
¿Y el asunto de las drogas naturales, como las endorfinas? !Bienvenidas sean!
Pero... ¿y qué tal de la llamada hormona del estrés, el "cortisol"? En los buenos casos, el cortisol ayuda, protege, pero en elevados niveles de estrés, pasa factura. Es decir que podríamos decir lo mismo que con todo: "Evita el exceso, no te estreses demasiado".
Tome o no tome nunca defenderé a esos que se dan golpes de pecho y que te dicen con un tufo de orgullo "Yo no tomo", "Yo no fumo" "Yo no nada", y entrelineas te dan a entender con su actitud que están por encima de tu "madurez", que "ya han crecido", que ya "son responsables"; cuando, !sepa Dios qué demonios guarden en su interior de aparente sobriedad!

No hay comentarios: