El Sol

domingo, abril 26, 2015

Liberación
Y entonces comenzamos a besarnos en ese lugar, sin fijarnos en los demás; y como lo hicimos natural, nadie nos gritó. Fuera de eso, los dos éramos bellos y hacíamos buena combinación. Y fue aquella noche en que todos comenzaron a dudar.

No hay comentarios: