El Sol

domingo, abril 19, 2015

Una noche en la cantina El Centenario

Hace apenas unos días en la cantina El Centario de la Condesa, nos reunimos Huicho, Alexa y Alondra. La única cantina de la Condesa. Su historia rebasa poco más de medio siglo. Por fortuna aún existe. Va gente de todas edades a platicar y ¿por qué no?, a pasarla bien con los mariachis que a cambio de unas monedas te tocan tus preferidas.
Ese día decidimos pasarlo más a la mexicana, sin ruidos estruendosos propios de los antros, donde la plática pasa a ser segundo término y el baile se prolonga más que el diálogo de tú a tú. Esto, sin que el baile sea algo importante para la convivencia, pero preferimos darle respeto a esa noche y expresarnos no corporal, pero sí verbalmente.
Historias, anéctotas, problemas, alegría, nostalgia, pero buen ánimo.en nuestros corazones un poco rebeldes.
Fito Páez no se equivoca al decir en una canción que en estos tiempos nadie escucha a nadie.
Ese día dialogamos y nos escuchamos.
El indivualismo es un parásito que cada vez crece por la desconfianza, el egoísmo, el consumismo frívolo, y el lastre de la mala parte que tiene la globlalización en varias sentidos.
La sociedad se transforma opaca, no siempre, pero sí más en todas las grandes capitales del mundo, donde poco tiempo se tiene, por la celeridad del día a día, para convivir con el prójimo. Esto tipo de soledad colectiva, aunque pueda parecer una moda y algo "cool", nos afecta a todos por parejo.
"With a little help from my friends"

No hay comentarios: