El Sol

martes, junio 30, 2015

Desprenderse de los celos: un gajo bellísimo del fruto de la libertad.

No hay comentarios: