El Sol

martes, julio 29, 2014

Sabina, el Genio de Úbeda



Mucho se habla de Joaquín Sabina. Él mismo ha dicho "yo era un chico de provincias".

Después de haber sido echado de España y de haber sido esposado por su propio padre, en épocas de Franco, el joven de pelo largo no tuvo más remedio que huir a Inglaterra, donde compuso algunos pilares de su obra discográfica, que ahora todos conocemos.

Quién iba a saber que iba a compartir escenario, años después, con su admirado Serrat. Él mismo cantaba sus canciones en el exilio. "Esto es como un sueño", dice Sabina en muchas de sus entrevistas, respecto a la gira con su par.

Cantaba en bares, se ganaba la vida. Aunque ha tocado poco el tema de su estancia por allá, son dignas de nombrarse las experiencias que tuvo como el haber sido escuchado en un bar de Londres por George Harrison, que le dio de propina cinco libras. Con celo merecido, el poeta de Úbeda conserva esas monedas en su casa de Madrid.

A ciencia cierta no sabemos cuántos habitantes tiene Úbeda, la ciudad donde nació Sabina o... ¿el pueblo? En la actualidad, varias décadas después de su infancia, su población no sobrepasa los 50 mil habitantes.

El Genio de Úbeda conquistó Madrid, esa gran capital donde "los pájaros visitan al psiquiatra".

No hay comentarios: