El Sol

lunes, julio 07, 2014

 Fausto Soto Silva

Todas las mañanas un despertador me despertaba. Ese despertador tenía nombre, se llamaba Fausto Soto Silva, conductor de Radio ACIR. Mi papá abría los ojos a las seis de la mañana. Muy temprano y con el ruido de la rasuradora de fondo escuchaba esa voz carismática del conductor de Radioperiódico de la XEDM, mientras se afeitaba para ir al trabajo. Todos los días a las ocho de la mañana con un rigor casi militar se escuchaba el sello de la radio: "“la grande Sonora, con 50,000 watts de potencia". "Las campanas de la catedral metropolitana... desde Hermosillo... la bella capital de …Sonora". De manera que la casa era mi iglesia y la radio las campanas.  Una radio de esas antiguitas. 

En casa del tío Alfonso, hermano de mi padre lo escuchaba. Cómo no acercar los oídos al espectáculo estelar, matutino de las serias noticias. Toda llamada del público despedía interés. No faltaba la polémica.

Sin duda Fausto era por mucho el más famoso de Sonora en su faceta. De mente abierta, aunque seguramente afín a cierta inclinación política , daba oportunidad a todos los radioescuchas que quisieran plantearle o quejarse de un suceso, de un crímen, de una mala acción del gobierno; o de una opinión política. De política, de política se hablaba mucho. Daba voz a "los sin voz".

A Fausto se le llamaba de tú, pero nadie le perdía el respeto. Personas de colonias humildes al aire derrochaban quejas: no hay luz, el gobierno no ha cumplido. Discusiones: este año pierde el PAN, este año, esto y lo otro. Se armaban también debates entre los propios escuchas. El programa era una religión para los que se levantaban muy de madrugada.

Nunca olvidó a su natal pueblo. Nunca dejó de sentir la sangre del desierto de Sonora. Su taza de café al transmitir. Las coyotas, la carne asada, comida típica del estado de Sonora Y por supuesto, en comerciales, la clásica canción de Nescafé que, religiosamente se tocaba religiosamente todos los días. ¿Qué sonorense no se la sabe? Aún los más viejos recuerdan:

"Café Combate
qué rico aroma
Café Combate la gente toma
Café Combate es el mejor
es exquisito
es superior
Por eso todos
a una voz dicen
si no es Combate
no es buen café
Café Combate hay uno solo
ese es el bueno
pídalo Usted"

Don Fausto fue con mucho el genio del micrófono, que en 2013 recibió en manos del entonces presidente de México, Vicente Fox, el premio “Antena”, por su la fama de su voz y por la influencia indiscutible de su programa. Palabras mayores de un periodista aficionado al béisbol.

. Recuerdo que una vez, a los 10 años, llamé a Radioperiódico. Inventé una novia imaginaria. "Le mando un beso a mi novia Marta, que hoy cumple años". Federico Miranda, asiduo amigo de mi padre fue quien se encargó de decirle a mi papá lo sucedido. Como hombre de muy buena memoria,  nunca lo olvidó.

Radioperiódico era Fausto y para el recuerdo y el porvenir, seguirá siendólo. Murió cuando debía de morir. En el momento exacto, porque él así lo decidió. 

No hay comentarios: