El Sol

martes, julio 29, 2014

Un libro puede cerrarse como una puerta. Ya el lector decide si con rigor o con dulzura.

No hay comentarios: